xabi and cris fotógrafos de boda trabajando

¿Seguís sin tener claro para qué sirve una sesión preboda?

Si eres una chica quien está leyendo estas palabras, déjame hacerte una pregunta: ¿Llamarías a la maquilladora el mismo día de tu boda sin hacer antes una prueba de maquillaje? Si tu respuesta es no, el concepto de preboda es exactamente lo mismo. No significa que todo vaya a salir mal, pero seguramente todo podría mejorarse.

Muchas parejas seguís viendo la sesión preboda como algo innecesario, de lo que se puede prescindir. Tal vez una manera de ahorrar algunos euros si no la hacemos o sustituirla por otra sesión. La preboda consiste en una sesión fotográfica que tenga lugar antes de la boda, el tiempo de antelación para realizar esta sesión dependerá de cada fotógrafo. Algunos prefieren que se haga meses antes, otros algunas semanas y a veces la semana de la boda (suele ser mi caso). También influirá el uso final que la pareja o el fotógrafo quiera darle a esa sesión, como puede ser un libro de firmas para el día de la boda (en este caso hay que hacer la sesión con tiempo para que el fotógrafo pueda maquetar el álbum y posteriormente el laboratorio pueda imprimir el libro). También se pudiera querer proyectar las imágenes el mismo día del evento (en este caso el fotógrafo tiene que disponer de margen para seleccionar y procesar las fotografías).

¿Llamarías a la maquilladora el mismo día de tu boda sin hacer antes una prueba de maquillaje?

Pero al margen del uso que el fotógrafo quiera darle a la sesión, ¿Por qué es importante la preboda? Pues sinceramente, es de las partes más importantes en el proceso de tu reportaje de boda. La boda es el día en el que estarás muy nerviosa o nervioso delante de la cámara. Te dará vergüenza, no sabrás qué hacer al tener delante a una persona que no conoces de nada mientras esta te fotografía. ¿No es mejor pasar todos esos miedos antes del día de tu boda?. La preboda es el momento en el que podrás conocer mejor a las personas que más tiempo van a pasar junto a ti en tu gran día, personas que no van a dejar de observarte a cada paso, las personas a las que podrás pedir cualquier favor en ese día porque lo único que querrán es que tú estés lo más cómoda posible ya que eso se reflejará en el trabajo final que tienen la obligación de entregarte.

Aceptemos entonces que la sesión hay que hacerla siempre y cuando sea posible, ¿Dónde hacer las fotografías? Aquí entramos en un campo un poco objeto de debate, porque en nuestro caso queremos que la sesión tenga realmente una finalidad, algo que verdaderamente le sea útil a la pareja y a nosotros. Para nosotros es un material de estudio. Nos fijamos en las miradas, los gestos, las distintas costumbres que pueda tener la pareja… por esa razón nos vale cualquier lugar rural tranquilo. Rural porque es donde menos distracciones podemos encontrar y más rápido se conecta con  la pareja. El lugar también puedes decidirlo tú. Algún sitio al que le tengas mucho cariño, sitios que signifiquen algo para vosotros. Pero si queréis ir a un lugar determinado para hacer fotos de la zona porque es muy bonita y que ambos estéis en la distancia, pequeñitos, mientras el fotógrafo captura el gran acantilado o el gran bosque que hay detrás de vosotros… mal. Porque si lo que buscáis es que estéis cómodos, alejados del fotógrafo y que todo pase rápido no será una sesión productiva y muchas de las barreras que os separan no podrán ser derribadas, y eso, se notará muchísimo en vuestra boda. Suelo explicárselo a mis parejas:

“Si no os gusta posar, en la sesión preboda al principio os vais a sentir incómodos, porque de eso se trata. Hay que desprenderse de todas esas inseguridades antes de vuestro gran día” 

 

 

No caigáis en el error de pensar que la preboda podría hacerla un amigo o familiar porque es fotógrafo profesional. No es por las fotos, ¿Estará él durante la boda cubriendo todos los momentos? Si me decís que no, ahí está la cuestión. Seguiréis teniendo el mismo problema, no habréis conseguido estar cómodos con la persona que verdaderamente cubrirá de principio a fin el gran día. Tampoco mal interpretéis mis palabras, se puede hacer una boda sin hacer la sesión preboda, jeje, claro que sí. Después de los preparativos y algo más os habréis acostumbrado a la presencia del fotógrafo, pero.. ¿no es mejor que sea así desde el minuto uno?

La preboda es el momento en el que podrás conocer mejor a las personas que más tiempo van a pasar junto a ti en tu gran día. Personas que no van a dejar de observarte a cada paso.

Particularmente las sesiones de prebodas tienen mucho de conversación, de aclaraciones de horarios del gran día, de logística, desplazamientos, saciar todas las dudas que puedan quedar tanto del fotógrafo como de la pareja. Pero sobre todo, la preboda tiene mucho de acercamiento entre personas, de estrechar algunos vínculos, de romper el concepto de desconocido que puedas tener del fotógrafo. Puedes llegar a conocer a profesionales que harán auténticas locuras en las prebodas, fotógrafos que se comportarán como niños. Pensarás que no tienen sentido del ridículo, pero son así porque son conscientes de lo difícil que puede ser para vosotros y tienen muy poco tiempo para conectar y que no los veáis como un servicio más que os veis obligados a contratar. Necesitan obtener vuestra confianza, vuestra tranquilidad. Todo es un hermoso juego y lo que pretendemos es crear un recuerdo realmente orgánico de uno de los días más importantes de vuestras vidas.

Y en ocasiones las prebodas pueden llegar en forma de vídeo, sobre todo si vuestro si esa opción la podéis escoger con vuestro videógrafo. Yo os la recomiendo si o si, es otra experiencia bien distinta.

 

 

Espero que después de esta breve explicación comprendas que de la preboda, lo menos importante son las fotografías. Comparte si crees que podría interesarle a alguien.